¿Qué son las amígdalas?

Las amígdalas son los dos ganglios linfáticos ubicados a cada lado de la parte posterior de la garganta. Funcionan como un mecanismo de defensa, ya que ayudan a mantener bacterias y otros gérmenes lejos de lugares donde puedan causar infecciones. La amigdalitis es la inflamación en las amígdalas.

Muchas personas las llaman “amidalas o amindalas“, pero el nombre correcto es “amígdalas”.

La amigdalitis puede ocurrir a cualquier edad y es una infección infantil común. Se diagnostica con mayor frecuencia en niños desde la edad preescolar hasta la adolescencia. Los síntomas incluyen dolor de garganta, inflamación de las amígdalas y fiebre.

Esta afección es contagiosa y puede ser causada por una variedad de virus y bacterias comunes, como la bacteria estreptocócica, que causa la faringitis estreptocócica. La amigdalitis causada por faringitis estreptocócica puede llevar a complicaciones graves si no se trata.

La amigdalitis se diagnostica fácilmente. Los síntomas generalmente desaparecen al cabo de 7 a 10 días.

Cuando una bacteria o un virus intenta ingresar a nuestro cuerpo a través de la nariz o boca, las amígdalas absorben esos microorganismos y, en muchas ocasiones, se infectan.

inflamación en las amígdalas

Amígdalas Inflamadas: Causas

Las amígdalas son la primera línea de defensa contra las enfermedades. Producen glóbulos blancos para ayudar al cuerpo a combatir las infecciones. Las amígdalas combaten las bacterias y virus que entran al cuerpo a través de la boca. Sin embargo, las amígdalas también son vulnerables a la infección por estos invasores.

Generalmente, la causa de la inflamación en las amígdalas, se da por virus, pero también puede ser por la presencia de una infección bacteriana.

La amigdalitis puede ser causada por un virus, como el resfriado común, o por una infección bacteriana, como la amigdalitis estreptocócica. Según la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés), se calcula que entre el 15 y el 30 por ciento de los casos de amigdalitis se deben a bacterias.

La mayoría de las veces es una bacteria estreptocócica, más conocida como estreptococo del grupo A, también responsable de otras condiciones, como por ejemplo: la faringitis. Otras bacterias también pueden estar involucradas en el desarrollo de la enfermedad.

Los virus son la causa más común de amigdalitis. El virus de Epstein-Barr puede causar amigdalitis, que también puede causar mononucleosis.

Los niños entran en contacto cercano con otros niños en la escuela y juegan, exponiéndolos a una variedad de virus y bacterias. Esto los hace particularmente vulnerables a los gérmenes que causan la amigdalitis.

Las siguientes son las causas más comunes de la inflamación en las amígdalas:

  • Infección viral o bacteriana causada por el contacto con una persona infectada puede causar inflamación en las amígdalas.
  • A menudo, los niños pequeños tienen amigdalitis crónica debido al virus del resfriado o de la gripe común.
  • En adultos y adolescentes, principalmente, se inflaman las amígdalas debido a una infección bacteriana o infecciones en la garganta.
  • En raras ocasiones las bacterias que causan enfermedades tales como la fiebre escarlata o difteria, también pueden ser causa de inflamación en las amígdalas.
  • Las alergias alimentarias también pueden causar inflamación en las amígdalas.

Síntomas de la inflamación en las amígdalas

Algunos síntomas son característicos de la amigdalitis son:

  • Amígdalas inflamadas y rojas
  • Placas blancas o amarillentas en las amígdalas
  • Dolor de garganta
  • Dificultad y dolor al tragar
  • Fiebre
  • Nódulos linfáticos en el cuello
  • Mal aliento
  • Dolor de cabeza

sintomas inflamacion de amigdalas

En los niños muy pequeños, también se puede notar aumento de la irritabilidad, falta de apetito o babeo excesivo.

Existen dos tipos de amigdalitis:

Amigdalitis recurrente: múltiples episodios de amigdalitis aguda al año.

Amigdalitis crónica: los episodios duran más que la amigdalitis aguda, además de otros síntomas que incluyen:

› Dolor crónico de garganta
› Mal aliento, o halitosis
› Ganglios linfáticos sensibles en el cuello.

Cuándo ver a un médico

En casos raros, la amigdalitis puede hacer que la garganta se hinche tanto que cause problemas para respirar. Si esto sucede, busque atención médica inmediata.

Consulte a un médico si experimenta los siguientes síntomas:

› fiebre superior a 103˚F (39.5°C)
› debilidad muscular
› rigidez del cuello
› dolor de garganta que no desaparece después de dos días.

Aunque algunos episodios de amigdalitis desaparecen por sí solos, algunos pueden requerir otros tratamientos.

Tratamiento de la amigdalitis

El tratamiento de la amigdalitis dependerá en parte de la causa. Para determinar la causa, el médico puede realizar una prueba rápida para estreptococo o un cultivo de exudado faríngeo. Ambas pruebas implican frotar suavemente la parte posterior de la garganta cerca de las amígdalas con un hisopo de algodón.

Una prueba de laboratorio puede detectar una infección bacteriana. Una infección viral no se mostrará en la prueba, pero se puede suponer si la prueba para bacterias es negativa.

En algunos casos, los hallazgos físicos son lo suficientemente convincentes como para diagnosticar una probable infección bacteriana. En estos casos, se pueden prescribir antibióticos sin realizar una prueba rápida para estreptococos.

Los antibióticos se pueden administrar en una sola inyección o por vía oral durante 10 días. Aunque es probable que los síntomas mejoren en un plazo de dos o tres días después de comenzar a tomar el antibiótico, es importante que tome todos los medicamentos que su médico le recete para asegurarse de que las bacterias hayan desaparecido.

Algunas personas necesitan tomar un segundo ciclo de antibióticos para curar la infección.

Si la inflamación de las amígdalas es causada por un virus, los antibióticos no funcionarán y su cuerpo combatirá la infección por sí solo. Mientras tanto y sin importar la causa, hay cosas que puede hacer para sentirse mejor:

  • Descanse lo suficiente
  • Beber líquidos calientes o muy fríos para aliviar el dolor de garganta
  • Coma alimentos suaves, como gelatinas saborizadas, helado o compota de manzana
  • Haga gárgaras con agua tibia salada
  • Chupe pastillas que contengan benzocaína u otros anestésicos
  • Tome analgésicos de venta libre como paracetamol o ibuprofeno.

Hacer estas cosas pueden ayudar a reducir la gravedad de los síntomas y el dolor de amígdalas hasta que la infección se vaya.

También puedes intentar con remedios caseros para las amígdalas inflamadas hasta aliviar los síntomas iniciales. Si los episodios de amigdalitis son recurrentes, una cirugía para remover las amígdalas puede ser recomendada por el médico.

Complicaciones de la inflamación en las amígdalas

Las personas que experimentan amigdalitis crónica pueden comenzar a experimentar apnea obstructiva del sueño. Esto sucede cuando las vías respiratorias se hinchan e impiden que una persona duerma bien. También es posible que la infección empeore y se disemine a otras áreas del cuerpo.

Esto se conoce como celulitis amigdalina. La infección también puede hacer que una persona desarrolle una acumulación de pus detrás de las amígdalas, lo cual se conoce como absceso periamigdalino. Esto puede requerir drenaje y más cirugía.

La amigdalitis causada por estreptococo puede llevar a la fiebre reumática o inflamación de los riñones (glomerulonefritis) si no se trata.

Las personas más jóvenes suelen tener más probabilidades de presentar la enfermedad que las personas mayores. En general, la amigdalitis aparece en niños y preadolescentes.

La exposición a los virus y las bacterias que conducen a la amigdalitis en niños pequeños, se pueden contagiar, especialmente, en guarderías y escuelas.

Diagnóstico de Amigdalitis

Para realizar el diagnóstico se realizará un examen físico, en el cual el médico examinará la boca y la garganta para ver si las amígdalas están inflamadas, el aliento y también el cuello del paciente.

También puede tomar un cultivo frotando suavemente la parte posterior de la garganta. El cultivo se enviará a un laboratorio para identificar la causa de la infección de garganta.

Después de eso, algunos de estos exámenes pueden ser solicitados por el especialista:

  • Recuento de células sanguíneas
  • Prueba de mononucleosis
  • Examen rápido para la detección del estreptococo

Y recuerda, ante la aparición de los primeros síntomas, lo primero que debes hacer es recurrir a tu médico de cabecera.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (31 votos, promedio: 4,61 de 5)
Cargando…

 

Más artículos sobre Inflamación en las Amígdalas:

Inflamación de las Amígdalas en Adultos

10 Remedios Caseros para las Amígdalas Inflamadas

 

Referencias:
American Academy of Otolaryngology
Mayo Clinic