Jugo de Limón para el Hígado Inflamado

Combatir la inflamación del hígado con jugo de limón

Gracias a sus ácidos y flavonoides, el limón puede ayudarnos a combatir la inflamación del hígado, al mismo tiempo que nos ayuda a depurar toxinas y nos proporciona vitaminas.

El consumo regular de limón puede ayudarnos a tratar la inflamación en el hígado. La hepatomegalia puede tener muchos orígenes, desde una dieta incorrecta a enfermedades relacionadas, como el caso de la hepatitis, la diabetes o incluso la obesidad.

Si tenemos en cuenta las muchas funciones que nuestro hígado desempeña, entenderemos por qué una inflamación de este órgano tan esencial puede traer muchos problemas a nuestra vida diaria.

No dude nunca de consultar a su médico ante cualquier síntoma o molestia.

Jugo de Limón para el hígado inflamado

El jugo de limón nos ayudará tanto para prevenir como para tratar este problema. Es esencial mantener una dieta saludable que nos permita revertir la enfermedad, ya que, como sabemos, si hay un órgano capaz de regenerarse, es el hígado.

Ahora vamos a ver qué propiedades tiene este cítrico para ayudar a combatir la inflamación de hígado:

Limón como desintoxicante hepático

En otro de nuestros artículos ya hemos hablado de los muchos beneficios del limón, tanto para purificar como para desintoxicar. En esta ocasión, vamos a centrarnos en la relación entre el limón y la salud del hígado:

  • El consumo regular de jugo de limón aumenta la cantidad de orina debido a un compuesto primario conocido como citrato.
  • El Citrato, a su vez, es un inhibidor natural de toxinas que tienden a acumularse en forma de cristales en nuestro hígado, hasta que llegan al punto de que le impiden desempeñar sus funciones de la mejor manera posible.
  • El ácido cítrico presente en limón aumenta la capacidad del hígado para destruir y liberar toxinas que podrían ser expulsadas con la orina.

jugo de limón para el hígado inflamado

 

Te puede interesar leer: Inflamación del hígado

Limón nos ayuda a combatir la inflamación del hígado y eliminar el colesterol malo (LDL)

  • De acuerdo a un estudio publicado en 2002 en la revista ” European Journal of Nutrition “, la cáscara de limón nos ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre y el hígado. A su vez, también favorecen la desinflamación del hígado.
  • Para aprovechar los beneficios de la cáscara de limón asegúrate de preparar lo que se conoce como la técnica de limón congelado.
  • El limón es rico en un tipo de flavonoide llamado hesperidina, que tiene la capacidad de proteger al hígado del daño causado por la inflamación  o la acumulación de colesterol.
  • Según muchos nutricionistas, el consumo regular de jugo de limón y el vinagre de manzana puede ser muy adecuado para el tratamiento hepatomegalia. Es un suplemento natural que puede caer bien en el día a día, sin nunca descartar las recomendaciones de los médicos.

El limón nos ayuda a reducir la carga de grasa en el hígado

Algo tan sencillo como empezar el día con un jugo de limón mezclado con un vaso de agua tibia nos permitirá mejorar nuestra digestión de la siguiente manera:

  • Nos ayuda a digerir los alimentos y absorber los nutrientes.
  • El jugo de limón nos permite prevenir el hígado graso y reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares gracias a que combate la grasa y los niveles de colesterol.
  • Los flavonoides de cítricos actúan como un gran tónico digestivo y reducen la sensación de hambre (Dieta del Limón para Adelgazar).
  • No hay que olvidar que gracias al limón aumentamos la producción de ácido clorhídrico en el estómago para mejorar la descomposición y absorción de los alimentos.

Inflamación del hígado: Posible síntomas

La hepatomegalia o hígado inflamado puede afectar tanto a niños y adultos. Esta enfermedad causa un aumento en el cuerpo y, aunque los médicos pueden alertar sobre la enfermedad palpando nuestro abdomen , siempre será necesario hacer una ecografía y un análisis de sangre para confirmar la sospecha.

La inflamación del hígado puede ser tratada, siempre y cuando se sepa a ciencia cierta lo que la causó. Por esto,  es importante a tener en cuenta sus síntomas para estar prevenidos.

Dolor en el centro del abdomen, sensación de estómago pesado y necesidad de sentarse de tanto en tanto.

  • Es común despertar muy cansado, sintiendo un mal sabor en la boca y tener dolores de cabeza.
  • Los episodios de fiebre pueden ser habituales.
  • Hemos perdido el apetito y al comer algo sencillo nos llena rápido.
  • También se acostumbra a tener problemas intestinales: los episodios de diarrea y estreñimiento suelen aparecer.
  • Náuseas.
  • Muchos pacientes pueden mostrar ictericia o color en la piel, además de los ojos ligeramente amarillos.

Un hecho importante es que si nos no tratamos el hígado graso, esta dolencia puede terminar en una hepatomegalia.

Una dieta baja calidad y alto contenido en grasas conduce a una saturación del hígado, donde se almacena el exceso de colesterol y depósitos de grasa. Si no mejoramos nuestros hábitos, la inflamación en el hígado puede empeorar aún más.

Así que, ahora, a animarse a tomar por las mañanas un vaso de agua tibia con jugo de limón: tu hígado te lo agradecerá.

 

Dejar un Comentario