InflamacionDe.com

Todo sobre inflamaciones

Inflamación del Hígado

Hígado Inflamado

La inflamación del hígado es un problema muy común que padecen muchas personas. El hígado inflamado produce dolores y necesita ser tratado, por lo que recurrir a la consulta con el médico especialista es indispensable para obtener el diagnóstico correcto.
Pero ¿cuáles son los las causas y síntomas más notorios de la inflamación del hígado? A continuación trataremos estas inquietudes.

¿Qué función cumple el hígado?

El hígado es uno de los órganos más importantes del sistema digestivo, porque tiene la función de metabolizar y almacenar nutrientes, que sólo quedan listos para ser absorbidos y utilizados por el organismo después de pasar por él.

El hígado es considerado un órgano, pero al mismo tiempo es una glándula. Mide aproximadamente 20 cm de ancho y su peso aproximado es de más de 1 kg. Se localiza en la parte superior derecha del abdomen, muy cerca del estómago, y se subdivide en 4 lóbulos: caudado, izquierdo, cuadrado, derecho.

inflamación del hígado

Funciones del hígado en la digestión

El hígado es un órgano muy importante para la digestión de los alimentos porque es capaz de:

  • Transformar la galactosa y la fructosa en glucosa para ser utilizada como fuente de energía.
  • Almacenar el glucógeno y convertirlo en glucosa, regresándolo a la sangre cuando sea necesario.
  • Transformar las proteínas en aminoácidos, la síntesis de aminoácidos no esenciales y la producción de proteínas esenciales, como la albina, transferrina, fibrinógeno y otras lipoproteínas.
  • Almacenar las vitaminas liposolubles y los minerales.
  • Filtrar la sangre, enviando a los riñones las toxinas para ser eliminadas.

Además, el hígado transforma la grasa de la alimentación y la acumula como fuente de energía, en cuyo caso la persona desarrolla una enfermedad llamada esteatosis hepática, que es cuando hay acumulación de grasa en el hígado, lo que perjudica su funcionamiento.

Otras funciones del hígado en el organismo

Además de ser parte fundamental de la digestión, el hígado desempeña otras muchas funciones importantes en el organismo, algunas de ellas son:

  • Almacenamiento de las vitaminas A, B12, D y E, y de algunos minerales, como el hierro y el cobre.
  • Destrucción de los hematíes viejos o anormales.
  • Participar en la digestión de la grasa durante el proceso digestivo, a través de la secreción de la bilis.
  • Almacenamiento y liberación de glucosa.
  • Síntesis de proteínas del plasma.
  • Síntesis del colesterol.
  • Producción de grasas (Lipogénesis).
  • Producción de precursores de las plaquetas.
  • Conversión de amoníaco en urea.
  • Purificación y desintoxicación de varias toxinas.
  • Metaboliza los medicamentos.

El hígado tiene una gran capacidad de regeneración, es por ello que se puede ser donante en vida de parte del mismo. Sin embargo, hay muchas enfermedades que pueden afectar el hígado, tales como la hepatitis, la grasa en el hígado y la cirrosis.

Inflamación del Hígado

La inflamación del hígado ocurre cuando éste se presenta mayor que su tamaño habitual. Este aumento de volumen del hígado se llama hepatomegalia, que puede ser un signo de enfermedad en el hígado, insuficiencia cardíaca congestiva o cáncer.

Cuando el hígado se ve afectado por alguna enfermedad, es común el surgimiento de síntomas tales como: color amarillo en la piel y los ojos, orina oscura, heces claras, provocando una inflamación del hígado, incluso pudiendo haber dolor en el abdomen, especialmente en el lado derecho después de comer.

Sin embargo, el hígado también puede estar comprometido pero la persona no presentar ningún síntoma, siendo descubierta alguna alteración al realizar exámenes de sangre que evalúan las enzimas hepáticas como ALT, AST, GGT y bilirrubina, o a través de exámenes de imagen como tomografía, por ejemplo.

Síntomas de hígado inflamado

Los síntomas de hígado inflamado muchas veces pasan desapercibidos, pues el paciente no siente nada. Pero los síntomas de hígado inflamado causados ​​por enfermedad hepática pueden ser:

  • Dolores abdominales
  • Falta de apetito
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Cansancio
  • Color amarillento en la piel y los ojos.

Si el hígado inflamado se presenta de forma repentina, la persona siente dolor al palparse la zona. Normalmente el médico determina el tamaño y textura del hígado palpándolo a través de la pared abdominal, pudiendo, a partir de ahí, prever qué tipo de enfermedad la persona presenta.

Otros síntomas del hígado inflamado

  1. Ictericia
    Esta condición ocurre cuando la piel y la parte blanca de los ojos adquieren una coloración amarillenta debido a la acumulación de bilirrubina (un pigmento de la bilis) en la sangre. La inflamación de hígado impide que elimine esta sustancia normalmente, por lo que su acumulación es indicativa de la enfermedad.
    La ictericia también puede causar picazón en todo el cuerpo, y en casos extremadamente severos la pérdida de algunas funciones cerebrales.
  2. Dolor abdominal
    Para reconocer una inflamación del hígado, el dolor se debe sentir en la parte superior derecha del abdomen. El dolor y la incomodidad pueden o no estar acompañados de hinchazón en la región.
    Los pacientes suelen sentir un dolor aplastante y persistente, o dolores agudos e intensos. En ambos casos, se alivian temporalmente con la ayuda de medicamentos, pero regresan cuando el efecto acaba.
  3. Cambio en la orina y las heces
    La coloración de la orina cambia a un amarillo más oscuro e intenso debido a la acumulación de bilirrubina que el hígado no está eliminando.
    La inflamación del hígado puede influenciar negativamente el proceso digestivo, causando estreñimiento, síntomas del síndrome del intestino irritable o cambio en la característica de las heces, que pueden llegar a ser más claras y contener un poco de sangre.
  4. Náuseas
    Debido a los cambios en el metabolismo, la digestión y la capacidad del hígado para eliminar las toxinas, la inflamación del hígado puede causar una sensación persistente de mareo y náuseas.
    Pueden, incluso, ocurrir ataques constantes e inexplicables de vómito, un fuerte indicador de enfermedad en el hígado, si no está acompañado de problemas en el estómago o en el tracto intestinal.
  5. Retención de líquidos
    Un hígado inflamado también puede causar retención de líquidos en las piernas, los tobillos y los pies. Esta condición, en algunos casos, es acompañada por problemas circulatorios, que hacen que el líquido se acumule y no sea eliminado correctamente. La región de las piernas y los pies es más afectada simplemente debido a la gravedad, pero algunos pacientes pueden experimentar retención también en el abdomen.


Causas de inflamación de hígado

Las causas de la inflamación de hígado pueden ser:

  • Consumo excesivo de bebidas alcohólicas
  • Dieta rica en grasas, enlatados, refrescos y frituras
  • Enfermedades del corazón
  • Hepatitis
  • Cirrosis
  • Leucemia
  • Enfermedad de Niemann-Pick
  • Presencia de grasa en el hígado por diabetes, obesidad y triglicéridos alto.

Otra posible causa del hígado hinchado puede ser la aparición de un tumor en el hígado, pero esto no es muy frecuente.
Una causa relativamente común de hepatomegalia es la acumulación de grasa en el hígado, conocido como esteatosis hepática. Esta condición no siempre es grave, pero hay casos en que puede producir una inflamación de hígado perjudicando al órgano. En los casos más graves, la esteatosis puede evolucionar a la cirrosis hepática, que causa una lesión permanente en el hígado.

La hepatomegalia, término médico para “hígado inflamado”, se caracteriza por el aumento del hígado más allá de su tamaño normal. Se puede considerar que se está ante la presencia de una inflamación del hígado, cuando es posible palparlo en el borde inferior de las costillas del lado derecho.

Dieta para tratar la inflamación de hígado

Una dieta apropiada es fundamental para tratar la inflamación y mantener el hígado siempre sano. Siga estos consejos de alimentación para prevenir enfermedades en este órgano tan importante para nuestro cuerpo.

  • Evite el consumo de alcohol, ya que puede dañar las células del hígado, causando hinchazón y cicatrices que pueden evolucionar a un cuadro de cirrosis, enfermedad que puede ser fatal.
  • Mantenga una dieta balanceada, rica en frutas, vegetales, proteínas magras y granos integrales, evitando azúcar, sal, harina blanca, fritura y alimentos procesados.
  • Apueste a los vegetales crucíferos, como brócoli, coliflor, col de mantequilla, nabo y repollo, que contienen una sustancia llamada sulforafano, capaz de estimular la actividad de enzimas desintoxicantes en el hígado.
  • Aumente la ingesta de nueces y castañas. Son ricas en selenio, mineral con propiedades antivirales usado por el hígado para desintoxicar el flujo sanguíneo.
  • Consuma más ajo, ya que este alimento es rico en azufre, usado por el hígado en el proceso de eliminación de toxinas. También contiene selenio y alicina, compuestos importantes para el buen funcionamiento de este órgano.
  • Añadir remolacha a la ensalada del día a día, ya que es rica en flavonoides capaces de contribuir a la mejora de las funciones del hígado.
  • Coma más aguacate, ya que esa fruta ayuda al cuerpo a producir un antioxidante conocido como glutatión, usado por el hígado para filtrar residuos y sustancias perjudiciales.
  • Limón para tratar el hígado. Además de rico en vitamina C, es famoso por ayudar en el proceso digestivo y en la eliminación de toxinas.
  • Utilice más azafrán para condimentar sus comidas. También conocido como cúrcuma, esta especia ayuda al organismo a digerir las grasas y estimula la producción de bilis.
  • Por último, haga del té verde parte de su dieta. Es rico en catequinas, un potente antioxidante capaz de mejorar el funcionamiento del hígado.

Productos naturales para tratar el hígado

*Recuerda consultar con tu médico de cabecera antes de comprar

Última actualización: 10 diciembre, 2017 1:47 pm

Más artículos sobre Inflamación del Hígado

 

 

It is main inner container footer text