img

Inflamación del Nervio Ciático: Causas, Síntomas Y Tratamientos

573 Views

El nervio ciático es el nervio más grande del cuerpo humano, formado por varias raíces nerviosas que vienen de la columna vertebral. El nervio ciático se inicia al final de la columna, pasando por los glúteos y parte posterior del muslo, y cuando llega a la rodilla se divide entre el nervio tibial y el fibular común, y llega hasta los pies. Y es en ese trayecto que puede causar dolor con sensación de hormigueo, puntadas o choque eléctrico.

Inflamación del Nervio Ciático

Cuando existe compresión o inflamación del nervio ciático, surge el dolor denominado “ciática”, que causa síntomas como dolor intenso en el fondo de la espalda, glúteo o piernas, dificultad para mantener la columna erguida y dolor al caminar. En estos casos es importante buscar un médico para que pueda determinar el tratamiento adecuado.

Inflamación del Nervio Ciático

¿Qué es la ciática?

Sinónimos: dolor ciático, dolor del nervio ciático, dolor de la ciática

Ciática significa dolor que se origina desde la parte posterior de la raíz del muslo, uni o bilateral que puede ir más allá de las rodillas, atravesando el camino a lo largo de toda la longitud del nervio ciático. También puede experimentar síntomas de debilidad, entumecimiento u hormigueo en la pierna.

La ciática no es una enfermedad en sí misma, puede relacionarse con una serie de enfermedades que con mayor frecuencia afectan a la columna vertebral, pero también puede ser localizadas en la cadera, las rodillas o, incluso, ser el signo de enfermedades sistémicas no traumatológicas que también se conoce como ciatalgia.

Los síntomas de la Inflamación del nervio ciático

La inflamación del nervio ciático ocurre cuando sufre una compresión, y ésta inflamación puede causar síntomas de dolor en la columna, en los glúteos o en la parte posterior de la pierna, que los puedes identificar por estos síntomas:

  • Dolor fuerte en una determinada región o que se extiende a lo largo de la cadera o de la pierna, a lo largo de todo el trayecto del nervio ciático.
  • Sensación de puntadas o de descarga eléctrica.
  • Sensación de entumecimiento u hormigueo en una de las piernas y en la planta del pie.
  • Debilidad en una de las piernas.
  • Dificultad para caminar o permanecer siempre en la misma posición.
  • El dolor empeora con reposo.

A menudo estos síntomas se asocian con alteraciones en la columna, como hernia de disco, espondilolistesis o incluso artrosis en la columna. Por esta razón, cuando los primeros síntomas surgen es muy importante consultar a un médico traumatólogo o un fisioterapeuta, para que se realicen pruebas en el consultorio y se realicen exámenes de radiografía de la columna para evaluar si ésta tiene alguna alteración que esté comprimiendo el nervio, dando origen de los síntomas.

Cuando la persona presenta otros síntomas como sensación de fiebre, ardor, y sensación de piernas cansadas y pesadas, no tiene relación con el nervio ciático, pero son características del síndrome doloroso miofascial, que a menudo se confunde con alteraciones del nervio ciático.

El dolor generalmente comienza gradualmente y puede empeorar después de que la persona se levantar o se sienta, tose, estornuda, o incluso ríe. También tiende a ser peor por la noche, cuando se inclina hacia atrás o camina más de unos pocos metros, especialmente si es causado por la estenosis espinal, que es otra enfermedad de la columna vertebral, que también puede causar ciática.

Cómo saber si tengo el nervio ciático inflamado

El diagnóstico del nervio ciático inflamado puede ser hecho por el médico traumatólogo o por el fisioterapeuta en base en los signos y síntomas presentados. Para comprobar la alteración del nervio ciático se puede realizar en el consultorio de esta manera: quedarse acostado boca abajo y levantar la pierna estirada, si hay dolor o sensación de hormigueo, la prueba indica compresión ciática. Si hay dolor en la otra pierna, esto indica una alteración de la columna, como una hernia de disco, por ejemplo.

Los exámenes de imagen como radiografía o resonancia magnética pueden ser útiles para evaluar la columna, ayudando a identificar qué es lo que está comprimiendo el nervio. Si la columna se presenta sana y sin cambios, la causa de la inflamación del nervio ciático puede que sea sólo muscular o de la fascia, y el tratamiento es relativamente más simple.

Cuando hay sospechas de que el nervio está dañado, lo que raramente ocurre, sólo en caso de accidentes graves, puede ser necesario hacer un electro neuromiograma, que es un examen que evalúa el funcionamiento del propio nervio ciático.

Factores de riesgo que pueden afectar el nervio ciático

Algunos factores que los médicos consideran de riesgo para la aparición de “ciática” son:

La edad: la edad de una persona está directamente relacionada con los cambios en la columna vertebral, con la aparición de desgaste (espuelas) y discos herniados, por ejemplo.

Obesidad: El exceso de grasa corporal puede aumentar la presión sobre la columna lumbar y causar daños por una carga sobre los músculos, huesos y ligamentos, causando dolor (llamado lumbago). También puede progresar hacia una lesión del nervio ciático, llegando a ser llamado lombosciatalgia.

Jornada de trabajo: aquel tipo de trabajo forzoso, donde la persona levanta mucho peso, o que implique movimientos con la espalda o que requiere largas horas delante de un volante puede ser un factor determinante para la aparición de dolor de espalda baja que puede causar indirectamente la ciática.

Estilo de vida sedentario: Permanecer sentada durante mucho tiempo sumado a la falta de ejercicio en la rutina diaria de una persona puede provocar dolor de espalda a futuro, ya que la columna se vuelve frágil e inestable, y más sensible a los procesos que afectan el nervio ciático.

Diabetes: Esta enfermedad también puede causar daño a los nervios periféricos que, a menudo, pueden confundirse con ciática. Por otro lado, la degeneración neuronal y vascular causada por la diabetes mellitus pueden sensibilizar el nervio ciático más fácilmente provocando un dolor manifiesto, hormigueo, pérdida de la fuerza y ​​la coordinación de los miembros inferiores.

Tratamientos para la inflamación del nervio ciático

El tratamiento para el nervio ciático inflamado puede llevarse a cabo con medicamentos analgésicos, anti-inflamatorios en forma de comprimidos, pomadas, uso de bolsas de calor y fisioterapia con ejercicios específicos. Las opciones son:

  1. Remedios

Los remedios indicados para combatir el dolor ciático pueden ser el Paracetamol, Ibuprofeno, o los más fuertes, derivados de la morfina como el Tramadol, pero un relajante muscular y Diazepan también pueden ser indicados por el traumatólogo. Pero una forma más natural de combatir el dolor es tomar el complejo de vitamina B, ya que ésta mejora la salud de los nervios del cuerpo.

  1. Masajes

El masaje con crema hidratante o aceites esenciales es una de las mejores opciones de tratamiento casero para la inflamación del nervio ciático, porque sirve para aliviar el dolor y mejorar el movimiento, porque relajan los músculos de la espalda, piernas y glúteos, disminuyendo así la compresión del nervio. Preferentemente deben ser realizados por un masajista o fisioterapeuta y no excluye la necesidad de tratamiento en clínica.

  1. Ejercicios

El reposo empeora el dolor, así como quedarse mucho tiempo en la misma posición, es por eso que los ejercicios leves son bienvenidos. Inicialmente se recomienda los estiramientos que se pueden hacer con la persona acostada boca arriba abrazando las piernas, por ejemplo.

Cuando la intensidad del dolor disminuye, después de la primera semana de fisioterapia, se pueden realizar ejercicios de fortalecimiento muscular, como: acostarse boca arriba, flexionar las rodillas y apretar una almohadilla entre las piernas para trabajar la espalda y la columna.
Acostarse boca arriba, flexionar las rodillas y levantar la cadera y el trasero de la camilla. Estos ejercicios son excelentes opciones para curar el dolor ciático porque fortalecen el abdomen y la columna.

  1. Fisioterapia

En la mayoría de los casos, el tratamiento de la inflamación del nervio ciático implica la realización de sesiones de fisioterapia con aparatos que reducen el dolor e inflamación, conjuntamente con ejercicios de fortalecimiento y estiramientos, y técnicas manuales para movilizar y estirar la pierna afectada, mejorando el riego sanguíneo del propio nervio ciático y normalizando el tono muscular del glúteo y de la pierna.

Además, se recomienda la aplicación de calor localizado sobre la región a tratar, y la realización de estiramientos para estirar y aliviar la compresión del nervio.

A veces cuando estos problemas están asociados a una mala postura, el fisioterapeuta puede también recomendar la realización de un tratamiento llamado Reeducación Postural Global, en el que existe una corrección de la postura y estiramiento de los músculos responsables de la alteración postural.

  1. Alimentación

Durante una crisis del ciático se deben preferir alimentos antiinflamatorios como el salmón, ajo, cebolla, linaza, chia y sésamo. Pero también es importante reducir el consumo de alimentos que aumentan la inflamación en el cuerpo, que son principalmente las carnes procesadas, como salchichas, chorizos y tocino.

  1. Tratamiento alternativo

Además, existen otras opciones que también pueden completar el tratamiento para la inflamación del nervio ciático, que incluyen la realización de sesiones de Acupuntura y Reflexología para aliviar el dolor y la incomodidad. Otra posibilidad es la osteopatía, que consiste en técnicas que estiran los músculos, tirando para chascar las articulaciones, siendo una buena forma de tratar la escoliosis, hiperlordosis y la hernia de disco que, generalmente, está involucrada en la causa del dolor ciático.

Videos: Ejercicios para el nervio ciático

Cómo prevenir el dolor ciático

Para prevenir una nueva crisis de dolor ciático, se puede hacer lo siguiente:

  • Hacer regularmente estiramientos, para estirar los músculos de las piernas y la columna.
  • Evitar el sedentarismo y practicar regularmente actividades como caminar, correr o Pilates, que fortalece y elonga los músculos.
  • Intentar mantener la postura de la espalda correctamente, incluso cuando está sentado.
  • Siempre estar dentro del peso ideal.
  • Mantener el abdomen siempre fuerte para proteger la columna.

Causa de dolor del nervio ciático

El dolor en el nervio ciático ocurre cuando este nervio sufre una compresión, lo que es común cuando la persona tiene hernia de disco lumbar, especialmente entre L4 o L5, un apretón del canal donde pasa la médula, un desalineamiento de una vértebra, o cuando posee un aumento del tono y la firmeza del glúteo, por ejemplo.

Las mujeres que practican actividad física en un gym y tienen los glúteos muy trabajados, pueden sufrir dolor ciático porque hubo un aumento del tono o, incluso, se desarrolló una contractura en el glúteo, más específicamente en el músculo piriforme.

Nervio ciático inflamado en el embarazo

Durante el embarazo es común que el nervio ciático se vea afectado por el rápido aumento de peso, el crecimiento de la barriga y la alteración del centro de gravedad de la mujer, lo que puede conducir a la compresión de este nervio. Cuando esto ocurre, la embarazada debe buscar un médico o fisioterapeuta, para iniciar el tratamiento y minimizar los síntomas presentados. El tratamiento puede realizarse con ejercicios de estiramiento, compresas calientes y pomadas antiinflamatorias para pasar en el lugar del dolor.

 

 

2 Comments

  1. Hola

    Esta genial tu articulo y hay demasiadas información que no sabía que me has aclarado, esta espectacular..
    te quería reconocer el espacio que dedicaste, con unas infinitas gracias, por preparar
    a gente como yo jujuju.

    Besos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: