Inflamación de Oídos

Inflamación de Oídos¿Qué es la Inflamación de Oídos?

A la inflamación de oídos  se la denomina Otitis, que se divide básicamente en tres partes: oreja externa, media e interna. Las dos primeras son partes mecánicas de la audición y la última es parte neurológica, que se presenta con menor frecuencia.

Otitis Externa

La otitis externa es más común en el verano y es conocida como “inflamación del nadador“, alcanzando a personas de todas las edades. La enfermedad se caracteriza por la inflamación de la piel existente antes del tímpano, causada por la acumulación de agua en el canal auditivo. Y como en ese período las personas están más expuestas, ese tipo de enfermedad es mucho más frecuente.

Síntomas de la Otitis Externa (Inflamación del Nadador)

La inflamación de oídos u otitis se caracteriza por tres síntomas básicos: dolor de oído, disminución de la audición y sensación de oído tapado, en algunos casos, los pacientes también pueden presentar secreción, fiebre, zumbido, mal estado general, pero no son frecuentes.

Los niños, en la franja de los dos a los cuatro años, suelen presentar otitis media que, generalmente, es viral, pero dependiendo del caso puede ser bacteriana. En la fase aguda de la enfermedad, si no hay un tratamiento adecuado, el paciente puede perder totalmente la audición.

Tanto para adultos o niños, en verano o en invierno, la recomendación es una sola: presentando cualquiera de los síntomas lo ideal es siempre recurrir a un médico especialista. “Descuidar o tratar la otitis en casa puede incluso agravar el problema.

Tipos de otitis externa

El término “otitis externa” es genérico y se refiere a cualquier enfermedad que cause inflamación del oído o infección del conducto auditivo externo y en el pabellón auricular. Estos son algunos tipos:

Otitis externa aguda difusa

Conocida como inflamación del nadador, se caracteriza por un proceso inflamatorio e infeccioso del oído externo. Las personas con este tipo de otitis sienten dolor intenso irradiado a la región de las sienes y la mandíbula, sensibilidad en la oreja, picazón, pérdida auditiva conductiva y acumulación de secreciones en el conducto. La infección normalmente ocurre cuando hay un cambio del pH, que pasa de ácido (4 a 5) normal a alcalino, permitiendo el crecimiento de microorganismos.

Normalmente esta alteración ocurre después de lesiones provocadas durante la retirada de cerumen, lavado, traumatismo o después de baños de mar, piscina o río, uso de jabones y detergentes que destruyen la capa de grasa superficial. El tratamiento consiste en la limpieza del conducto auditivo externo, el uso de antiinflamatorios y medicamentos otológicos que se aplican en el conducto para inhibir el crecimiento de las bacterias.

Otitis externa aguda localizada (furunculosis)

Este tipo de otitis se localiza normalmente en su 1/3 externo, donde hay glándulas sebáceas y folículos pilosos, y es provocada por una obstrucción de las unidades pilosebáceas (pelos + glándula sebácea) con infección secundaria.

Los síntomas son: picazón, dolor, hinchazón, enrojecimiento. La infección debe ser drenada y recetados medicamentos antibióticos y tópicos. Los analgésicos también pueden ser recetados para reducir el dolor.

Otitis externa crónica

Normalmente ocurre cuando los procesos infecciosos e inflamatorios no se tratan adecuadamente. Sus síntomas son picazón intensa, incomodidad, sequedad de la piel del conducto auditivo externo e hipoacusia. Generalmente es indoloro. El tratamiento es local y el objetivo es restaurar la piel normal del conducto auditivo, promoviendo la producción de cerumen.

Otitis externa granulosa

Ocurre cuando hay exudación (eliminación de fluidos) y pus en el tercio interno del conducto auditivo externo. Puede ocurrir en pacientes que no trataron adecuadamente un episodio previo de otitis externa. El cuadro clínico incluye hipoacusia, otorrea purulenta y prurito leve. A la otoscopia se observan placas granulosas sésiles o masa granulosa pedunculada.

Causas de la Inflamación de oídos u Otitis

Es común que este tipo de inflamación aparezca como un síntoma de otras enfermedades, como la gripe o alergias, pero otras causas pueden acarrear en la aparición de los síntomas. Una infección en el oído es causada por bacterias o virus presentes en el oído medio del individuo.

inflamación de oídos

Una de estas causas es la obstrucción del conducto auditivo que sale del oído medio y llega hasta la parte posterior de la garganta, responsable del drenaje del líquido producido normalmente por el oído medio. Si este conducto se bloquea, el líquido se acumulará, generando también la acumulación de bacterias o virus en la región, causando así la infección. La inflamación de oídos en bebés y niños es muy común justamente porque el conducto auditivo puede quedar congestionado fácilmente.

De la misma forma, la inflamación de adenoides también puede causar otitis media aguda. Las adenoides son pequeñas formaciones de tejido ubicadas en la parte posterior de la nariz, muy cerca del conducto auditivo. La inflamación de adenoides puede también obstruir el conducto y, consecuentemente, causar otitis.

La infección en el oído también puede deberse a la efusión. Es exactamente igual a la inflamación de común, en la que ocurre acumulación de fluidos en el oído medio, sólo que sin la infección por bacterias o virus. Este tipo de inflamación puede ocurrir porque, incluso, después de que la otitis esté sanada, la acumulación de líquidos todavía persiste, causando una vez más la infección.

Factores que pueden causar inflamación o infección de oídos

Algunos factores de riesgo pueden aumentar las posibilidades de que una persona desarrolle inflamación de oído o infecciones. Estas pueden ser:

Edad: niños entre seis meses y dos años tienden a ser más susceptibles a este tipo de inflamación, porque a esa edad el conducto auditivo todavía es muy pequeño y el sistema inmunológico muy poco desarrollado.

Ambientes con muchas personas: frecuentar lugares con muchas personas aumenta la posibilidad de infecciones en el oído, porque las posibilidades de tomar gripes y resfriados también aumentan considerablemente.

Biberón: los niños que ingieren leche por medio de biberón, cuando están acostados, tienden a tener más inflamaciones de oído que los niños que son amamantados por las madres.

Estaciones más frías: en otoño e invierno, la incidencia de infecciones de oído aumenta con respecto a las otras estaciones del año. Son en esos períodos helados que gripes y resfriados son más comunes.

Mala calidad del aire: quedar expuesto al humo del cigarrillo y a un aire de mala calidad, con mucha contaminación, también puede aumentar los riesgos de inflamación de los oídos.

Síntomas de la inflamación de oído

Los síntomas de la otitis media aguda varían según la edad del individuo. En niños, por ejemplo, las señales más comunes de inflamación son:

  • Dolor de oídos
  • Tironeo de la oreja afectada
  • Dificultad para dormir
  • Llorar más de lo normal
  • Irritabilidad
  • Dificultad para escuchar y responder a sonidos
  • Pérdida de equilibrio
  • Fiebre alta
  • Drenaje de fluidos por el conducto del oído
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida de apetito

En los adultos:

  • Dolor de oídos
  • Drenaje de fluidos por el conducto del oído
  • Disminución de la audición

Tratamiento de la inflamación e infección de oído

Muchas de estas infecciones se resuelven con tratamiento a base de antibióticos. Sin embargo, en algunos casos, la inflamación de oído desaparece de la misma forma que surgió: de repente. En estos casos, el médico puede optar por no prescribir ningún tipo de medicamento. En situaciones como ésta, el mejor remedio es el tiempo.

En otros casos, el tratamiento tiene como objetivo suavizar el dolor. El médico puede recomendar una compresa tibia en la zona del oído y también algunos medicamentos que no requieren prescripción médica. Las gotas otológicas, que funcionan de la misma forma que los colirios para los ojos, también pueden ser usadas en el tratamiento, siempre que prescritas por el médico.

Si la otitis media es recurrente, el médico podrá optar por un procedimiento de drenaje del líquido existente dentro del oído medio. Para ello, realizará un agujero muy pequeño dentro de la membrana del tímpano que posibilitará la filtración de fluidos internos y podrá colocarse un tubo de ventilación o drenaje.

Deja un comentario

It is main inner container footer text